YoEstudioShoa.org
Spread the love

 

Foto: Times of Israel
Foto: Times of Israel

En el corazón de la ciudad de Tel Aviv los turistas descubren nuevamente en estos días el barrio White City (“Ciudad Blanca”), que se llama así por el color blanco de sus edificios de líneas modernas, inspirados en la arquitectura de la Bauhaus. Fueron construidos por inmigrantes alemanes de origen judío en las décadas de 1920 y 1930. Varios de ellos eran profesionales formados en la Bauhaus, la famosa escuela de arte y diseño creada en 1919 por Walter Gropius en la ciudad de Weimar, que luego fue cerrada en 1933 por los nazis cuando llegaron al poder en Alemania.


Los edificios inspirados en la Bauhaus, un patrimonio arquitectónico de Tel Aviv
La avenida Rothschild, uno de los ejes urbanos de la Ciudad Blanca

Aprovechando las enseñanzas de aquel estilo arquitectónico racionalista y moderno, aquellos arquitectos instalados en Tel Aviv intentaron recrear la cultura centroeuropea del café como centro social, pero en un clima cálido como el de Israel. Por eso buscaron crear casas de líneas puras y sin adornos, optimizando la entrada de luz, la ventilación y los rincones con buena sombra debajo de habitaciones montadas sobre pilares. El resultado fue un grupo de más de cuatro mil viviendas, que se caracterizan por sus líneas geométricas, su funcionalidad y sencillez. Esos balcones construidos sobre pilares, los techos planos y las estrechas ventanas de la Ciudad Blanca son ahora un símbolo de Tel Aviv.

Los turistas de hoy pasean ante la mayor colección mundial de edificios de un estilo, el Moderno Internacional, desarrollados en el entorno de una ciudad jardín con calles comerciales y residenciales bien definidas. Como destacó la Unesco en 2003, el barrio es “un ejemplo sobresaliente de síntesis de las tendencias del Movimiento Moderno en arquitectura y planeamiento urbano a comienzos del siglo XX”. Estas influencias europeas se adaptaron al clima, los materiales, la cultura y tradición local.

Los edificios inspirados en la Bauhaus, un patrimonio arquitectónico de Tel Aviv
La plaza Bialik, otro típico rincón de la Ciudad Blanca.

Plaza Bialik
Plaza Bialik

La mayoría de estas viviendas se han restaurado en los últimos años, desde que en 2003 la Unesco declaró a la Ciudad Blanca “patrimonio cultural de la humanidad”. Esto le dio nueva vida al barrio, ahora repleto de bares, restaurantes, galerías de arte, tiendas de diseño y bulevares con jardines.

Ciudad Blanca está delimitada hacia el sur por la calle Allenby, hacia el este por las calles Ibn Gvirol y Begin, hacia el norte por el río Yarkon y hacia el oeste, por el Mar Mediterráneo. Buena parte de las joyas arquitectónicas que atrapan a los turistas están ubicadas en el Rothschild Boulevard, donde se lucen Baumel House (Rothschild 87), la Rubinsky Braun Haus (Rothschild 83) y la antigua embajada de Rusia (Rothschild 46). Otras notables viviendas se agrupan junto a la plaza Dizengoff Square y las calles Beilinson, Frug y Ben Ami, pero también en las calles Yael y Shlomo Hamelech, al norte de la plaza Dizengoff. Más ejemplos de este estilo se pueden ver en las calles Mazeh y Nachmani, ubicadas cerca del Boulevard Rothschild.

Los edificios inspirados en la Bauhaus, un patrimonio arquitectónico de Tel Aviv
La calle Ben Yehuda y sus típicos edificios modernistas inspirados en la Bauhaus alemana

La municipalidad de Tel Aviv creó un centro de documentación dedicado a la Ciudad Blanca, desde 2007 más de 1.500 edificios del barrio fueron preservados.


Fuente: Clarin.com

Deja un comentario