YoEstudioShoa.org
Spread the love

Ayer tuvimos la oportunidad de respirar y gozar de un momento histórico (no histérico)

Estuvimos todos reunidos en la Plaza Israel- un lugar central de la Ciudad de Guatemala, nosotros la comunidad Judía junto con la organización de Chapines por Israel, el expresidente y el alcalde actual de la ciudad, Ministros, Diputados de la liga parlamentaria de Israel – Guatemala (si, ya son más de 50 Diputados), Pastores influyentes y líderes (Imamnes) de la Comunidad Musulmana y juntos encendimos la vela, mostrando a todo el público que llegó de toda Guatemala para manifestar su amor a Israel, un momento diferente la cual encontramos un origen de luz, a pesar de las diferencias que tenemos, siempre podemos buscar un espacio de tolerancia, una luz que nos aleja de la oscuridad y nos acerca a la unidad.

Discurso del Honorable Alcalde la de Ciudad de Guatemala Lic. Álvaro Arzú

Como sabemos Jánuca empezó hace poco, pero en realidad es la festividad que nunca comienza porque nunca termina, su mensaje siempre sigue iluminando.

En realidad Jánuca nunca comienza porque nunca termina, su mensaje siempre sigue iluminando.

La semana pasada vi muchas personas que discutieron si paso en la realidad el milagro del aceite hace 2149 años, que supuestamente tenía que durar un día y al final duro 8 días.

Porque según el libro de los Macabeos, a causa de la guerra (contra el imperio seléucida, que dominaron en israel después de la muerte de Alejandro Magno) no podían celebrar la fiesta de Sucot en ese año. y por eso cuando terminaron la guerra celebraron también Sucot y por eso hicieron 8 días.

Pero esa discusión es irrelevante. dado que este milagro sigue sucediendo cada día, con cualquier persona en cualquier lugar.

Cada uno tiene esa vasija que puede iluminar el mundo, pero a veces creemos que nuestra vasija es muy pequeña, que no tiene mucha energía ni para iluminar un día. pero cuando uno empieza a iluminar, se da cuenta que tiene mucha influencia para iluminar y llenar el mundo de mucha luz y cosas buenas.

Por: Rabino Yosef Garmon

 

Deja un comentario