YoEstudioShoa.org
Spread the love


Según un estudio del Instituto Weizmann de Ciencias
Los virus pueden ser invasores furtivos, no obstante un estudio israelí reveló una nueva faceta de estos agentes infecciosos. Por primera vez, se reveló que hay comunicación entre ellos. Esta comunicación que consta en mensajes cortos dejados para “parientes o descendientes”, ayuda a los virus que “los leen” a decidir cómo proceder con el proceso de infección.


De acuerdo con el estudio, durante la infección, los virus segregan pequeña moléculas en su entorno que otros virus pueden recoger o “leer”. De esta manera, en realidad pueden coordinar su ataque, convirtiendo los mensajes simples en estrategias de infección bastante sofisticadas.
Realizado en el Instituto Weizmann de Ciencia de Israel, el estudio revela que muchos virus se enfrentan a una elección después de haber infectado a sus anfitriones: para replicarse rápidamente, causando la muerte de la célula en el proceso, o un estado de latencia y esperar.
El VIH, herpes y un número de otros virus humanos se comportan de esta manera y de hecho, incluso los virus que atacan a las bacterias -llamados fagos, o bacteriófago- enfrentan decisiones similares al invadir una célula.
Curiosamente, el profesor Rotem Sorek y su equipo del Instituto Weizmann descubrieron las comunicaciones entre los fagos casi por accidente. “Estábamos buscando la comunicación entre bacterias infectadas por fagos, pero nos dimos cuenta de que las pequeñas moléculas que encontramos habían sido enviadas por los propios fagos”, manifestaron. Para encontrar pruebas de esta comunicación, el equipo cultivó bacterias y las infectaron con fagos; luego filtraron las bacterias y los fagos fuera del cultivo, dejando sólo las moléculas más pequeñas que habían sido liberados al medio. Cuando se desarrollaron más bacterias en el medio que previamente habían filtrado con los mismos fagos, se sorprendieron al encontrar que los nuevos fagos se hicieron latentes en lugar de matar a las bacterias.
El equipo aisló la molécula comunicativa, descubriendo que se trata de un pequeño trozo de proteína llamada péptido; también identificaron el gen que lo codifica. Encontraron que, en presencia de altas concentraciones de este péptido, los fagos eligen la estrategia de latencia, por lo que la llamó “arbitrium” o libre albedrío.
“Al comienzo de la infección, tiene sentido para los virus de tomar la réplica rápida, “matar la ruta del anfitrión”, explica Sorek, “pero si son demasiado entusiastas, no habrá para infectar ningún anfitrión para las futuras generaciones de virus”.
En algún punto, los virus necesitan cambiar de estrategia y volverse latente. Esta molécula permite a cada generación de virus comunicarse con las generaciones sucesivas mediante la adición de concentraciones de la molécula arbitrium. Cada virus puede entonces contar cuantos virus previos tuvieron éxito en infectar las células huésped y por lo tanto decidir qué estrategia es mejor en cualquier momento.
Una vez que identificaron esta comunicación en un fago, los investigadores pudieron encontrar moléculas similares en docenas de fagos relacionados. “Desciframos un código de comunicación de un fago específico. Es como si cada especie de fagos emiten en una específica frecuencia molecular que puede ser leída por fagos de la misma clase, pero no por otros fagos” explica Sorek.
Señala que la estrategia basada en la latencia de comunicación que descubrió fue encontrada en fagos, pero puede tener implicaciones más amplias. “No se sabe muy bien cómo los virus que infectan el cuerpo humano deciden estar latentes. Es posible que una estrategia similar a la de los fagos podría ser utilizada por los virus que nos infectan”.
Si se encuentran los virus que infectan a los seres humanos para comunicarse entre sí de una manera similar, podríamos aprender a interceptar estos mensajes y usarlos en nuestro beneficio, posiblemente en la creación de nuevos tipos de fármacos anti-virales.


Fuente: NoCamels

Deja un comentario