YoEstudioShoa.org
Spread the love
Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén se dedicaron a explorar porqué las ventosas del pulpo no se adhieren a si mismos; una respuesta que puede ayudar notablemente en el avance de la nano robótica.
Según la investigación, una sustancia química producida por la piel pulpo impide temporalmente que las ventosas funcionen cuando entran en contacto con el pulpo.
El proceso se hace aún más notable por el hecho de que el cerebro de los pulpos no es consciente de dónde están las patas o tentáculos.
Detrás de la investigación estan el Doctor Guy Levy y el Doctore Nir Nesher del Departamento de Neurobiología en el Instituto Silberman de la Universidad de Ciencias de la Vida, que trabajó junto al Profesor Benjamín (Benny) Hochner, Investigador Principal del Grupo de Investigación del departamento.
Los investigadores observaron que los brazos del pulpo se mantienen activos hasta una hora después de la amputación, y que estos nunca se pegan a la piel pulpo a pesar de no ser conscientes de su ubicación.
Por otro lado, pulpos vivos aparentemente pueden reemplazar el mecanismo químico, por ejemplo respecto de un brazo amputado respecto de sus propios brazos funcionales.
Las aplicaciones prácticas de la investigación son muy interesantes. La investigación que a primera vista puede parecer un tanto alejada de nuestra vida cotidiana, de hecho, puede tener un gran impacto en la tecnología.

Deja un comentario