YoEstudioShoa.org
Spread the love

El empresario boliviano Mauricio Hochschild [“Schindler boliviano”] era considerado un magnate que no pagaba impuestos y que se aprovechó de sus empleados – pero más de 50 años después de su muerte, resulta que ha ayudado a miles de judíos a escapar de los nazis al final de los años 30.

De acuerdo con los nuevos documentos revelados en Bolivia, el empresario Mauricio Hochschild planeó en los años 30 la fuga de al menos 9.000 judíos de Alemania nazi.

Hochschild, vilipendiado en su momento, estaba aparentemente bien conectado con el movimiento subterráneo antifascista. Los documentos se encontraron en La Paz, Bolivia, entre los montones de basura, y revelan sus operaciones de rescate, que tuvieron lugar hace casi 80 años.

Hochschild hizo su fortuna en la industria minera y fue uno de los tres “barones del estaño”. Fue conocido en su país como un magnate que no pagaba impuestos y se aprovechaba de sus empleados, e incluso fue enviado a prisión.

Los historiadores creen que la nueva revelación cambiará por completo la visión que se tiene de él en Bolivia.

Hochschild nació en Biblis, Alemania en una familia judía en 1881 y se trasladó a Bolivia en 1921 a causa de su amor por el montañismo.

Los documentos muestran que creó dos compañías para ayudar a los refugiados: “La sociedad israelita para la Protección de los inmigrantes”, y la Sociedad Colonial de Bolivia, que dirigía un proyecto agrícola en Nur Yungas, donde Hochschild compró tres fincas que albergaban a los sobrevivientes.

Además, Hochschild también empleó a los sobrevivientes de sus empresas mineras, y abrió una escuela judía en La Paz para los niños.

Uno de los documentos describe la necesidad de ampliar la escuela para dar cabida a más judíos, y la cantidad de dinero que se va a invertir en un futuro próximo.

En 1938 convenció al presidente militar boliviano German Bush de otorgar visas especiales para inmigrantes judíos, y le explicó que podrían ser mano de obra útil.

“Estoy seguro de Hochschild era parte del sistema anti-fascista”, dijo Edgar Ramírez, director de los archivos de la industria minera en Bolivia, a la cadena norteamericana Fox News.

“Para hacer lo que hizo, tenía que tener conexiones de redes importantes”. Ramírez comenzó con la tarea de decodificación de los archivos.

Después que Bolivia cambió las leyes regulatorias en los años cuarenta, Hochschild se negó a cumplir con las nuevas leyes, y fue enviado a prisión. Murió en París en 1965 como el dueño de un imperio minero, y sin que su secreto fuera revelado – el hombre que salvó la vida de miles de judíos.

Deja un comentario